“Padre Dios, imponemos manos en tus siervos ahora, en el Nombre de Jesús, impartimos esa unción septuple que esta sobre mí, con lo apostólico y profético, con una unción familiar, con una unción para reproducir y activar, la unción para guerra y para poseer, con una unción de equipo y Señor para ser ministros de Mercado, y desato sobre ellos esa Autoridad para cumplir su destino.

 Señor los cargo ahora, en el Nombre de Jesús con esa unción y esa gracia. El Señor dice: Hijo e Hija, estan pasando por la primera etapa de su Ministerio, pero como un cohete van a ir a la segunda fase, y les voy a estar lanzando pronto dice el Señor. No quiero que se sientan inseguros ni temerosos, porque mi gracia y mi sabiduría estarán sobre ustedes poderosamente. Les he dado una pasión por mi propósito y por mi pueblo, y los usaré como prototipo de trabajar en equipo de esposo y esposa, y el equipo apóstol y profeta. Y si lo tienen en su espíritu, en su corazón y en su mente, y no los enviaré sin preparación, sino cuando venga el tiempo para ser enviados, irán confiados que tienen lo que necesitan para hacer el trabajo. Y les doy sabiruría y revelación profetica ahora, y Señor yo avivo lo apostólico y lo profetico en los dos, y ordeno que salga para cumplir su destino y propósito. Y el Señor dice: Hijo e Hija, van a juntar la generación joven, y cuando comiencen a edificar su Iglesia, será una Iglesia de jovenes con una visión y pasión para cumplir las cosas para Cristo. No les daré esos santos que estan dando vueltas en el desierto, sino los santos que de la nueva generación que conquistan a Canaán. Porque ustedes quieren ser algo que es efectivo para el Reino, y lo estoy poniendo todo junto dentro de ustedes, y este año verán una gran transición, verán un gran envio. No teman porque Yo voy delante de ustedes; no esten desanimados porque Yo caminaré toda la ruta con ustedes. Tendrán la palabra en su boca cuando sea tiempo de hablar y Yo confirmaré la palabra con señales que les seguigán.

Hija, profetizarás y enseñarás como nunca habías enseñado o profetizado antes. Hombre de Dios, predicarás con pasión y poder como nunca antes, e impartirás una nueva visión a una nueva generación. Recuerda Yo Soy el que te he llamado, Yo Soy el que te he ordenado, y Yo Soy el que te estoy comisionando, porque has llegado del tiempo de ser llamado, al tiempo de ser comisionadol; y ahora serás enviado a hacer Mi trabajo y Mi voluntad en Mi tiempo, dice el Señor. Así que Señor, los comisionamos a la Obra del Señor ahora, los cargamos en el poder del Espíritu Santo y Su unción en el Nombre de Jesús, Amén!

Free WordPress Themes, Free Android Games